Artículos

En un mundo digitalizado, los procesos de negocios están fusionados con los procesos digitales, esto como consecuencia implica una dependencia total sobre la tecnología, es decir sin tecnología la empresa no es capaz siquiera de tomar un pedido.

Es habitual que los directores manifiestan su preocupación sobre la pérdida de información, pero cada vez más comienzan a mencionarse frases del estilo: “llevamos 2 horas sin poder facturar”, “se están quejando los clientes por que hace 2 días que no pueden ingresar sus pedidos”, etc.

Existen grandes diferencias cuando nos referimos a Recuperación de Datos (backup) y Continuidad de Negocio. La diferencia principal radica en el alcance y los tiempos de uno u otro.

Los backups están orientados a definir una rutina con un alcance específico. A modo de ejemplo, realizamos backup de la contabilidad todos los días a las 20hs. Esto quiere decir que con una periodicidad determinada los datos contables serán copiados hacia otro lugar. Esto presenta varios problemas, entre ellos:

  • Debemos establecer una rutina para cada dato que recordemos es importante. Y si nos olvidamos de alguno por qué instalamos un nuevo sistema hace poco y no lo tuvimos en cuenta?
  • Los backups protegen los datos, pero alrededor los datos hay cientos de horas técnicas para configurar sistemas, instalar servidores, establecer políticas, etc. Esto no está incluido en un backup.

En cambio, cuando hablamos de continuidad de negocio hacemos referencia a un concepto mucho más genérico. Lo que domina esta filosofía es que el tiempo en que la empresa esté detenida sea el menor posible teniendo en cuenta todas las partes interesadas que la componen.

En este marco, no hablamos de backup de determinada información sino de replicar los servidores en un 100%. Esto significa, que frente a un desastre, podremos mediante un sistema preestablecido volver a funcionar en tiempos óptimos y pre-establecidos. Los software disponibles para realizar estas tareas, líderes en el mercado son: VmWare, Microsoft Hyper-V y Veeam

Otra opción puede ser utilizar la infraestructura en la nube, traspasando esta complejidad a terceros entre ellos Microsoft Azure o Amazon.

Como el objetivo es mitigar el impacto de un desastre (hardware, software, problemas eléctricos, rayos, incendio) el alcance es aún más amplio. Algunas aspectos y preguntas a tener en cuenta:

  • Cobertura Eléctrica: Si no contaramos con energía, ¿cuáles son las áreas de negocio críticas a cubrir mediante UPS o Generador?
  • Nuestra política cubre un incendio? Si el 100% de los respaldos de información (backups o réplicas) son “in house” no estamos preparados para un desastre mayor como es un incendio. El seguro nos podrá pagar la pérdida material, pero únicamente eso.
  • ¿Tenemos claro cuál será el tiempo de recuperación para cada tipo de problema? Es decir, ¿hemos analizado nuestras soluciones tecnológicas en función del tiempo que estaremos fuera de línea?
  • Cuenta la compañía con una protección adecuada en su conexión a internet?

El análisis es complejo y debe ser completo, la lista anterior es solo una parte minúscula de los aspectos a tener en cuenta. Si no prevemos adecuadamente, cuando la empresa esté detenida solo hablaremos del dinero que se está perdiendo por hora de inoperación.

 

Diego A. Canavesi
Master en Dirección de Sistemas y Tecnologías de la Información (c)
Numina S.A - Director
www.numina.net.uy
Junio 2019